Telf: (+34) 602 958 000 | email: pan@remar.org

Noemí Figueiredo

Nombre: Noemí Figueiredo
Nacionalidad: Mozambique
Historial médico: deshidratación, mala nutrición, piel en mal estado.

Esta es la historia de Noemí una preciosa niña que llegó al Hogar de Acogida de la ONG REMAR en Mozambique, una historia impactante que debe contarse para dar a conocer las experiencias vividas y los milagros que día a día son testigos los misioneros voluntarios de REMAR en este país.

Noemí fue abandonada una noche, en un lugar de depósitos de basura en la ciudad de Maputo, las personas que la encontraron llamaron a la policía local, quienes se pusieron en contacto con REMAR, que tiene sus puertas abiertas 24 horas al día. La niña fue entregada en la medianoche del sábado 20 de enero del año 2018 en uno de los Hogares de Acogida de Remar en Machava a 40 minutos de la ciudad.

Al llegar:

Los voluntarios de REMAR observaron que de todos los niños que habían visto y cuidado, esta bebé en especial tenía el semblante más triste que jamás hayan visto, no tenía nombre, edad, no tenía nada. Su mirada siempre mirando al suelo, no miraba hacia arriba. Recién llegada no aceptó ninguna comida que le dieron, estuvo casi tres días sin comer a pesar de hacer muchos intentos para que recibiera alimento. El tercer día recibieron la visita de los asistentes sociales de la región para trasladar a la pequeña a otro centro de acogida, pero fue sorprendente su reacción, cuando quisieron llevársela abrió sus ojos, levantó su mirada y comenzó a llorar, cogiendo con todas su fuerzas a una de las misioneras que la tenía en brazos.

Los policías y los asistentes sociales dijeron “Creemos que esta niña llora porque no quiere que irse de REMAR”. Así que fue trasladada, por los voluntarios de REMAR MOZAMBIQUE a un hospital de la región para brindarle ayuda médica debido a su estado de desnutrición, fue atendida rápidamente sin que ella se soltara de los brazos de la misionera voluntaria. Con mucho esfuerzo los médicos lograron pesarla y medirla dando el tamaño aproximado de una niña de 11 meses de edad, su peso superaba la línea naranja de malnutrición, su condición era extremadamente grave.

Ahora:

Para poder identificarla debían darle un nombre así que la misionera Sara Figuereido eligió el nombre bíblico NOEMÍ.

Hoy ha pasado un año desde este tiempo angustioso y la vida de Noemí ha cambiado, volviendo su sonrisa, ha crecido, ha aprendido a caminar y sigue muy bien cuidada, rodeada de amor dice algunas palabras y goza de buena salud.

Esta conmovedora historia es real y la compartimos, para que muchos corazones puedan seguir apoyando la obra de Remar ONG en Mozambique y alrededor del mundo, donde día a día se viven milagros, experiencias inigualables, personas rescatadas y vidas transformadas, historias increíbles, historias que deben contarse...

Hoy Noemi es muy amada, y es una niña que recibe mucho amor, cariño y atención. El caso está en la acción social que intenta saber de los familiares de Noemí, mientras tanto la niña sigue aquí con nosotros. .

Tú puedes formar parte, Apadrina un niño, Ayúdalos.
Programa de Apadrinamiento de Niños, P.A.N.

APADRINA