Noticias

Día universal de niño: remar, una familia que ama, acoge, y protege a los más pequeños

Las sonrisas de los niños alegran la vida de todos los que estamos cerca de ellos. Su inocencia, su pureza, su valentía, nos impulsan a ayudarles a lograr sus sueños e ilusiones. Pero su vulnerabilidad les convierte en las primeras víctimas donde hay pobreza, guerras, familias desestructuradas, y/o crisis humanitarias. La falta de valores morales cristianos para cuidarlos, protegerlos, educarlos y darles una vida con bienestar para su desarrollo y crecimiento, pone en peligro su desarrollo personal. Las Naciones Unidas celebra el Día Universal del Niño el 20 de noviembre. Esta es la fecha en la que fue aprobada la Declaración de los Derechos del Niño en 1959. Un día especialmente dedicado a luchar por el bienestar de todos los niños y niñas del mundo, sin importar su raza, cultura, origen o situación, recordando a través de esta celebración, que los niños son el presente y el futuro de esta sociedad. Qué importante reflexionar acerca de lo que estamos sembrando en sus corazones, para que lleguen a ser hombres y mujeres de bien, y del mundo que les estamos dejando como herencia. La Convención recoge 10 derechos básicos a los que los niños y las niñas se pueden acoger y que se deben cumplir en todos los lugares del mundo sin excepción, pero esta no es siempre la realidad. Millones de niños viven en países afectados por conflictos y desastres. Países en situaciones de emergencia, debido a guerras y conflictos. Las guerras provocan movimientos migratorios, como consecuencia los campos de refugiados, donde viven durante meses cientos de niños, en condiciones de escasez, esperando una oportunidad mejor. Niños que viven en países que sufren desastres climatológicos, como consecuencia del cambio climático. Niñas que viven en países donde no hay para ellas oportunidad de acceso a la educación y formación. Y otras injusticias más.. La ONG REMAR INTERNACIONAL, desde hace más de 38 años trabaja en beneficio de los niños, niñas y adolescentes. Los voluntarios de ONG Remar, continúan en su labor día a día, en los países en desarrollo y en conflictos de guerra, dedicando gran parte de su esfuerzo a la alimentación, manutención, educación y sostenimiento de casas hogar donde acoger a familias con necesidad. Remar está en más de 72 países alrededor del mundo, donde se brinda a los niños y jóvenes la oportunidad de recibir primeramente el cuidado y la atención de lo que significa una familia, además de cubrir todas sus necesidades básicas y velar para que su desarrollo sea pleno en todas las áreas de la vida. La ONG REMAR a través de sus misioneros voluntarios trabaja en los Campos de Refugiados, con cientos de niños de todas las edades, que afrontan el día a día al lado de sus familias. Niños a los que la guerra ha obligado a huir, junto con sus familias, dejando atrás una vida, casa, estudios, amigos, y viven durante meses en campos de refugiados en los que carecen de lo más elemental, principalmente, seguridad física y emocional. En los campos de refugiados, los voluntarios de Remar cada mañana inician la rutina del día, pensando en la mejor forma de hacerles pasar un buen tiempo en el que olviden las tragedias pasadas y reciban la esperanza para un futuro mejor, aprenden, juegan, ríen. También la ONG REMAR desde hace 18 años ha creado el Proyecto SANISI (Salvando Niños con SIDA), el cual funciona en varios países. Este proyecto consiste en atender en las casas-hogar de Remar a niños abandonados y portadores de VIH. Estos niños víctimas de la enfermedad, tienen la oportunidad de un cambio radical en sus historias de vida, mejorando notablemente sus condiciones de salud y alimentación, además de recibir educación, cuidados médicos, protección y todos los recursos necesarios para su crecimiento. En varios países de América Latina y África, la ONG REMAR trabaja con miles de niños, víctimas de maltrato, abandono, abusos y pobreza. En Remar se hace el esfuerzo para brindarles la oportunidad de vivir de forma diferente en los Hogares de Acogida, donde son atendidos y cuidados con amor, a través de cientos de voluntarios que trabajan por y para su bienestar. Además, los niños estudian en los Colegios y escuelas que la ONG REMAR ha abierto en varios países de África y América Latina, para dar educación a miles de niños y niñas que viven bajo su cuidado y a otros cientos de niños de escasos recursos de las zonas y poblaciones cercanas. Remar se encarga del equipamiento, mantenimiento de las instalaciones, y de pagar sueldos a todos los profesionales necesarios involucrados y contratados para poder llevar a cabo estos proyectos, maestros, personal sanitario y/o psicológico, trabajadores sociales, dentistas, y otros. Destacamos la importancia del hecho de que en todos los países donde Remar tiene escuelas y colegios las niñas tienen la misma oportunidad de estudio y formación que los niños, contribuyendo así, a la tan necesaria igualdad de género. Además, los jóvenes que han sido formados en Remar estudiando alguna profesión, al realizar sus trabajos, contribuyen al desarrollo de la economía local de sus poblaciones, de esta forma, se lucha por la igualdad. REMAR trabajando cada día, acogiendo, cuidando, protegiendo y dando amor a los más pequeños. “El que reciba en mi nombre a un niño como este, me recibe a mí; y el que a mí me recibe, no me recibe a mí sino al que me envió.” Marcos 9:37